You are currently browsing the tag archive for the ‘Saber’ tag.

Todavía la comunicación interna (CI) está lejos de consagrarse en las empresas como un instrumento de creación de valor; es más, muchas organizaciones incumplen, incluso, lo más elemental de la liturgia comunicativa: oportunidad, transparencia y coherencia.

Alguien me puso sobre aviso, al principio de la semana, del lanzamiento del blog Forbes Mackenzie –que recomiendo visitar-, concretamente, al tanto de un post publicado el 16 de octubre (The “communication catch 22”), en cuyo artículo se mencionan tres condiciones indispensables ‘para hacer’ comunicación: claridad + consistencia + continuidad.

Sin duda estoy de acuerdo y, so pretexto de la anécdota, aprovecho para exponer una preocupación de la que me estoy ocupando: no estamos gestionando con acierto la función CI; prueba de ello –una, entre otras- son las fuertes barreras que oponen resistencia a la misma, posiblemente porque la CI sea todavía una /doxa/ en busca de su /episteme/. Si no fuera así, ¿por qué argumentos y ventajas que se suelen exponer algunos comunicadores internos suenan tan distantes del lenguaje empresarial?

En un documento oficial universitario he encontrado algunas de las ventajas que se le atribuyen a la CI; bondades tales como: “Desarrollar el sentimiento de pertenencia”, “Crear lazos de solidaridad entre el personal”, “Favorecer el diálogo fluido entre los departamentos”, “Despertar la identificación de la familia del trabajador con la empresa”… y otras de semejante cuño. ¡Quién se atreve a sostener la mirada -sin sonrojarse- ante un Consejo de Administración con semejante arsenal!

Estamos en el terreno de las opiniones, cuando no en el de las fábulas y creencias,  y tendríamos que haber sido capaces de crear un cuerpo doctrinal amparado en datos e investigaciones, soportado por modelos contrastados, dotado de técnicas de intervención efectivas, siendo capaces de aportar resultados tangibles e inteligibles para las organizaciones: beneficios cuantificables.

Un dato que me sigue sorprendiendo por su variabilidad y por su consistencia en el tiempo es que ni tan siquiera hemos sido capaces de homologar la terminología: “para designar a los responsables de comunicación se identificaron 76 nombres distintos”. ¿En qué otras disciplinas acontece esta babel? El dato pertenece al “El estado de la Comunicación en España 2004”, basado en una muestra de 204 empresas y publicado por DIRCOM.

Trabajando en esta área, antes o después, llegas a la conclusión de que en una primera fase hay cuatro impedimentos importantes que impelen a que la comunicación interna no se tome en serio: la ausencia de medición, la falta de planificación, la poca escucha y la falta de respaldo.

Quienes hacemos CI –o lo pretendemos- deberíamos asumir la responsabilidad de que nuestra función se tome en serio. Y eso está en nuestras manos, pero sobre todo en nuestro habla.

© jvillalba

Anuncios

 

Dato. Unidad de información aislada que, mientras permanece aislada, admite diferentes interpretaciones.

 
Información. Conjunto de datos que admite tantas más interpretaciones cuanto menor sea el número de datos.

Conocimiento. Información contextualizada, lo que dota a la información de un significado, tanto más preciso cuanta menos entropía tenga el contexto.

 

Aprendizaje. Incorporación y asimilación del conocimiento.

 

El saber. Es el conocimiento tácito.

 

El enseñar. Es hacer explícito el conocimiento.

 

La competencia. Es el conocimiento en acción.

 

© jvillalba

 

El maestro ha de hacer un esfuerzo antes de ponerse a enseñar si pretende provocar un aprendizaje, lo que no sólo significa que ha de hacer explícito parte de lo que sabe, sino que también tendrá que encontrar el vehículo apropiado para transmitirlo; es decir, encontrar la fórmula (vía) para trasvasarlo, de él al alumno, hacer que le llegue, lo que sólo será posible si éste quiere, o sea, si permeabiliza sus membranas, uno de cuyos requisitos es la atención activa.

 

(Me viene la imagen de un avión repostando en vuelo)

 

Pero queda una segunda parte, el alumno (permeable, atento, interesado) recibe, pero tiene que asimilar lo que recibe, introyectar en él esa píldora de saber, y ejercitarlo para hacerlo suyo, deformándolo, reformateándolo a su estilo, para convertirlo en conocimiento (de momento, tácito).

 

Si me permitís que adopte un paralelismo orgánico, en la infancia hay muchas conductas que se repiten ecolálicamente, por imitación, incluso llegan a forjar una mecánica muscular de actos repetitivos que pueden llegar a parecer gestos con pericia, que pueden llevar parejas conductas muy elaboradas. Por ejemplo jugar con el teléfono (estoy viendo a uno de mis sobrinos). Estas conductas son meras y burdas imitaciones, pero son la base para luego asentar un conocimiento (veo a mi otra sobrina, que es más mayor y ya es capaz de hablar por teléfono; aunque no de sostener una conversación con alguien que no vea delante suyo).

 

Me estoy acordando ahora de mis primeras clases de Tai Chi Xuan. Suponen un esfuerzo brutal, repites y repites movimientos, preguntas, corriges, repites… Acabas con agujetas, semana tras semana. Puede parecer que los has aprendido, pero mientras que no los integras y concatenas, secuencia tras secuencia de movimientos, no los haces propios, no consigues incluirlos en tu repertorio de conductas ni tienes conocimiento de su significado, del que tú tendrás que imprimirle a esta práctica; cuando lo consigues, empiezas a saborearla /sapere/ y a aplicarla en tu provecho; antes de esto no eres capaz de mostrársela (hay una diferencia con enseñar) a alguien.

 

Un chiquillo puede canturrear y repetir la ‘Tabla del siete’ todo lo que quieras, hasta la saciedad, pero en tanto no se implique, no lo relacione con algo conocido para averiguar algo que desconocía (insight), mientras no lo aplique y le encuentre el significado que para él representa, no sabrá aritmética, pues, salvo para que le premien o para que no le castiguen, la aritmética no le resulta útil. Lo que no es útil (para uno y de algún modo) no se aprende, que es lo mismo que olvidarlo, aunque se haya repetido muchas veces.

 

Termino con un aserto que se opone al dicho popular: “El saber ocupa lugar”.

 

© jvillalba

 

Auditoria de la Información y Vigilancia Competitiva se complementan perfectamente; en general, esta disciplina, el conocimiento, aún desagregada, en tierra de nadie y de todos, quizá está llegando a formalizarse, a crear un cuerpo doctrinal conexo, interdependiente, complementario.

 

Sin AI resultaría difícil cuantificar la información a suministrar, centrarse, determinar la naturaleza del objeto de estudio (análisis), concentrar esfuerzos.

 

Si bien la información resulta esencial, más aún en procesos de cambio; situaciones en las que la VC desempeña un papel aún más relevante.

 

© jvillalba

 

Confío que se me admita que el conocimiento aplicado es el SABER.

El conocimiento tácito representa el saber del sujeto. De lo que se sabe, cuenta lo que el sujeto es capaz de aplicar. Los saberes son una manera de acercarse a la realidad, la perspectiva desde la que se interpreta.

Siendo así, los conocimientos ni son lo mismo ni tienen un valor idéntico, aunque su valor de intérprete pueda ser similar.

© jvillalba

Autor

Javier Villalba

Estadísticas del blog

  • 100.554 Visitas

Escriba su dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 3.287 seguidores

septiembre 2019
L M X J V S D
« Dic    
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
30  

Categorías

Archivos

ISBN: 978-84-941845-4-3

Cuando las personas son el centro

El grito de guerra Impulsando personas nos gusta y lo abanderamos.

ISBN: 9789587621990

ISBN: 9789587621990

Edición para Latinoamérica

Actualizaciones de Twitter

Entradas recientes (5)

Últimos comentarios (5)

jvillalba en “Gracias”
jvillalba en “Gracias”
Rodrigo Louvre en “Gracias”
Cristina en “Gracias”
jvillalba en “Gracias”

Observatorio de la Blogosfera de RRHH

Observatorio Blogosfera RRHH

OBSERVATORIO DE LA BLOGOSFERA DE RRHH

Observatorio de la Blogosfera de RRHH

Observatorio de la Blogosfera de RRHH

Sólo una cosa convierte en imposible un sueño, el miedo a fracasar…

Apolo recorrió la tierra y los infiernos... Sumido en un sueño profundo surcó la grande mar a nado y bajó hasta las profundidades abisales en busca de sí mismo...

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: