You are currently browsing the tag archive for the ‘Red social’ tag.

 

Tímidamente algunas empresas empiezan a plantearse su presencia en la red social, pero pocas parten de una estrategia previamente definida. Algunas van ‘allí’ porque hay que estar, otras empiezan a ‘editar’ su presencia invitando a jugar, las más todavía se resisten, quizá por temor a comparecer en el ágora digital, puede que por un mal entendido instinto de supervivencia ante la arrolladora corriente de conversaciones. ¿Todas saben qué decir?

“A las redes sociales se va a conversar no a vender”.

De lo que no me cabe duda es de que la anterior afirmación de Neil Revilla les pondrá nerviosos a muchos de los que se plantean su presencia en la red social exclusivamente como burda táctica de negocio para hacer caja.

Reveladores fueron los datos ofrecidos por Addoor y Nurun en el estudio sobre las percepciones de los internautas españoles del uso de Twitter, como herramienta de comunicación corporativa, y en el informe sobre la presencia de marcas en Twitter: mientras que el “48% de los usuarios españoles de Twitter sigue perfiles de marcas”, “El 31% de las marcas en Twitter no han conversado nunca con sus usuarios”.

¿Cuál es su propuesta de valor?

Lo que algunas empresas no tienen claro es que el éxito, como consecuencia de la reputación, es una variable a largo plazo, que se construye en el día a día y orientándose al futuro.

De no contar con una propuesta de valor firme, afirmada en los hechos, partiendo de un posicionamiento claro y coherente con la visión de empresa, no será posible aglutinar una comunidad en torno de una marca. Antes, por tanto, de decidir si estar o no presentes, sería preciso tener claro el para qué, despejar la incógnita del por qué, saber el cómo y afirmar claramente la propuesta de valor, que no debe ser diferente de aquella que la empresa haya definido en su pensamiento estratégico.

Como se sabe, estar o no en la ‘conversación’ no impide que se hable de la empresa, como tampoco lo evita permanecer de espaldas a La Red, cuya monitorización permitiría en parte contrarrestar el efecto de negación de la realidad social en el que algunas empresas incurren.

Hay una diferencia sustancial entre participar de la ‘conversación’ y gestionarla. Esta diferencia viene dada por estar, comunicando la propuesta de valor, donde hay que estar, en el tejido social. Creando conversación, no sólo conversando.

© jvillalba

Anuncios

 

No hace mucho alguien me dijo que en ambientes educativos no se reconoce la blogosfera como fuente de información solvente.

 

Me temo que quien me dijo aquello no está en la actualidad de los hechos, pues tan cierto es que en Internet hay de todo (malo, regular y bueno) como también es verdad, y cuando menos posible, que hay material que, si no es excelente, es influyente. Prueba de ello son las declaraciones, en febrero de este año, de Stephanie Bonnet, Directora General de la Práctica de Comunicación Online europea de Burson-Marsteller, cuando expone que “Hay informes que demuestran cómo el 40% de la población ha sido influenciada positivamente a favor de algo que han leído en Internet”

 

En la mencionada entrevista, que se publicó en el Nº 8 de Revista de Comunicación, bajo el título “Hay que educar a las empresas en el mundo digital de las web 2.0.”, Stephanie Bonnet reconocía que “A pesar de que los blogs están perdiendo un poco de fuerza siguen siendo los principales proveedores de experiencias de expertos.”

 

Sea como fuere, lo cierto es que la sociedad digital nos ha traído una nueva figura de influenciadores que, en determinadas materias, y concretamente en ciencias sociales y previa selección de las fuentes, a mi entender pueden aportarnos referencias e información útil, sin demérito, por poner el caso, de otras fuentes como pudieran ser Compludoc, Clacso, Dialnet, Redalyc, Rebium, Worldcat u otras.

 

Así como la tecnología 2.0 ha propiciado en los ciudadanos la conciencia del micropoder, la evolución lógica de quienes son capaces de influir desde la palestra digital, generando corrientes de opinión y macrotendencias, en las que puede residir el foco de algunos cambios, se llama e-fluentials.

 

El alcance de esta nueva generación de prescriptores (expertos) es tan significativo que algunas empresas ya se llegan a ellos para contratar sus servicios, lo que exige ganarse credibilidad y reputación, pues las empresas saben ahora que estos líderes de opinión pueden llegar a influir en millones de consumidores.

 

Ejemplos de lo dicho pueden ser Comucor (Benito Castro), Scriptorium (Joaquín Moral) o Mangas Verdes (Manuel Almeida); ejemplos de líderes de opinión son Enrique Dans o Javier Martín (loogic) en el área tecnológica y en el terreno de los negocios en la Red, respectivamente.

 

© jvillalba

 

Creo que lo relevante de esta filosofía -Web 2.0.-, que trasciende a la mera funcionalidad de las herramientas en que se soporta, significa una evolución en términos de información –que fluye-, de comunicación –que se incrementa y cobra nuevos matices – y de circulación del talento –que se expande-, lo que permite generar valor y aprovecharlo.

 

Desde la perspectiva anterior, creo que también representa una impulsión de la idea del trabajo en equipo, pudiendo realizarlo on & off line. Al fin y al cabo, la empresa es también una red social, ¿por qué no potenciar sus posibilidades de interacción?

 

Esa nueva figura que llamamos “contribuidor” es la que, teniendo la opción de dejar de ser sólo un consumidor, se convierte en productor que, a su vez, accede a nuevos contenidos, inusitados, aportados por otros “contribuidores”; y ello también hace las veces de modulador del establisement, llegando incluso a absorber funciones tradicionalmente depositadas en los medios de comunicación.

 

Su aplicación  la empresa, me parece que todavía no está madura en España, ya que se perciben barreras objetivas toda vez que facilitar el acceso a estas herramientas significa depositar un poder (“micropoder”) en manos de quienes están sujetos al mismo, despertando resistencias más o menos confesas.

 

El talento, que me gusta definir como el conocimiento en acción, está en los seres humanos, en las personas; promoverlas es lo mismo que tener ‘un pase’ para aprovecharlo.

 

Soy de los que se suman a los que creen que la única vía de progreso, hoy, es empezar a tomarnos en serio en las empresas eso que se denomina la gestión de los valores intangibles; sólo nuestra supervivencia está garantizada por un tiempo si somos capaces de generar capacidades a partir de los recursos.

 

En lo que a mí respecta, me muestro absolutamente partidario de esta filosofía.

 

© jvillalba

 

Autor

Javier Villalba

Estadísticas del blog

  • 98.848 Visitas

Escriba su dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 3.288 seguidores

junio 2019
L M X J V S D
« Dic    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

Categorías

Archivos

ISBN: 978-84-941845-4-3

Cuando las personas son el centro

El grito de guerra Impulsando personas nos gusta y lo abanderamos.

ISBN: 9789587621990

ISBN: 9789587621990

Edición para Latinoamérica

Actualizaciones de Twitter

Entradas recientes (5)

Últimos comentarios (5)

jvillalba en “Gracias”
jvillalba en “Gracias”
Rodrigo Louvre en “Gracias”
Cristina en “Gracias”
jvillalba en “Gracias”

Observatorio de la Blogosfera de RRHH

Observatorio Blogosfera RRHH

OBSERVATORIO DE LA BLOGOSFERA DE RRHH

Observatorio de la Blogosfera de RRHH

Observatorio de la Blogosfera de RRHH

Sólo una cosa convierte en imposible un sueño, el miedo a fracasar…

Apolo recorrió la tierra y los infiernos... Sumido en un sueño profundo surcó la grande mar a nado y bajó hasta las profundidades abisales en busca de sí mismo...

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: