You are currently browsing the tag archive for the ‘I+D’ tag.

 

Innovación ¿positiva o negativa?

Innovación se asocia con cambio, nuevas formas de hacer o de producir, introducción de nuevos productos o servicios, nuevas maneras de entender la realidad o nuevas propuestas de perspectivas (paradigmas, modelos) para entender, de manera diferente, viejos fenómenos.

 

Cambio e innovación van unidos y el concepto de novedad puede relacionarse con los de cambio e innovación; sin embargo, implícitamente parece que innovación es sinónimo de bondad, deseabilidad. ¿Toda innovación representa ventajas? ¿Toda novedad ha de ser considerada buena, deseable, ventajosa?

 

Implícitamente, positivamos la innovación; no obstante, existiendo numerosos ejemplos que apuntalan esta asociación, mi opinión es que hay que ser cauteloso a la hora de tildar cualquier cambio de innovador.

 

Quizá resulte que el binomio innovación-positiva devenga de que las innovaciones fallidas e involutivas no alcancen la popularidad de las primeras o que, incluso, no se registren en la historia de la innovación.

 

La aplicación social de los principios democráticos Summerhill -Alexander Sutherland Neill; 1921- a la educación de los hijos, avanzados los años 60, fue un movimiento innovador, acaudillado por la contracultura hippie y adoptado por muchas jóvenes familias burguesas de toda Europa, representando un rotundo fracaso pedagógico.

 

¿Hemos de limitar el concepto de innovación a ciencia, tecnología, biotecnología, nanociencia, nanotecnología, ingeniería de nanosistemas? ¿A la producción artesana o en masa de bienes de consumo o de equipo? ¿A los aspectos cósicos, modélicos y objetales? ¿Sólo hay innovación si un producto llega al mercado?

 

Si innovador fue el movimiento sufragista de mediados del XIX, regresivo fue el concepto innovador del superhombre nietzscheano, adoptado por el tercer Reich y vigente en la sociedad nazi de los años 30; el segundo, es un ejemplo de cómo un paradigma innovador no tiene por qué representar una adquisición social positiva.

 

Los servicios también son una realidad sujeta a la innovación y las relaciones -entre personas, entre personas y objetos, con el medio y con el entorno- se alteran o se modifican sobre la base de modelos conceptuales, de nuevas maneras de pensar o de concebir la realidad, nuestras relaciones, nuestra particular forma de instalarnos en el mundo.

 

Innovación, calidad y creatividad

La relación entre innovación y calidad no parece muy próxima, pero van íntimamente unidas. En el ámbito de los servicios, éstos tienen vagas diferenciaciones y los modelos de prestaciones se copian con facilidad; hay servicios que tienen una mala percepción en su mercado, como los seguros, en los que la cadena del servicio implica un amplio abanico de intervinientes para dispensarlo.

 

En este mercado, calidad e innovación no pueden disociarse y son una necesidad para la supervivencia del negocio. La innovación representa una oportunidad para diferenciarse de los competidores.

Por ser más concreta, la industria siempre ha representado un patrón por el que guiarse, así, los paquetes de servicios adoptan un lenguaje industrial y los procesos de conceptualización de los mismos se denominan fábricas de productos. Teniendo en cuenta que el desarrollo descansa en el análisis e investigación (I+D) y que la innovación también (I+D+i), además del trabajo y de la casualidad, no me cabe duda de que el pensamiento creativo juega un papel esencial en el campo de la innovación.

 

La radioactividad, la relación entre electricidad y magnetismo, la penicilina, el post-it, son ejemplos de descubrimientos casuales. Las guerras, la industria del automóvil, la carrera espacial, entre otros, son ejemplos de fábricas de innovaciones permanentes, incluso en cuestiones poco transparentes para el usuario o para propietario del vehículo: la aplicación de los infrarrojos para permitir la visión nocturna, el uso de materiales anti-inflamables, la aplicación del goretex en la industria textil…

 

Si la innovación requiere afirmarse en los mercados y supone la introducción de productos novedosos o fórmulas originales, ésta requiere del pensamiento creativo para descubrir nuevos usos o aplicaciones y precisa de unos patrones de calidad para afianzar su estabilidad y aceptabilidad por parte de consumidores y usuarios, pues las innovaciones de baja calidad no triunfan en los mercados, no sobreviven.

 

Conclusión

Innovar es una necesidad para sobrevivir en un entorno en perpetuo cambio.

 

© jvillalba

Anuncios

Autor

Javier Villalba

Estadísticas del blog

  • 98.828 Visitas

Escriba su dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 3.288 seguidores

junio 2019
L M X J V S D
« Dic    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

Categorías

Archivos

ISBN: 978-84-941845-4-3

Cuando las personas son el centro

El grito de guerra Impulsando personas nos gusta y lo abanderamos.

ISBN: 9789587621990

ISBN: 9789587621990

Edición para Latinoamérica

Actualizaciones de Twitter

Entradas recientes (5)

Últimos comentarios (5)

jvillalba en “Gracias”
jvillalba en “Gracias”
Rodrigo Louvre en “Gracias”
Cristina en “Gracias”
jvillalba en “Gracias”

Observatorio de la Blogosfera de RRHH

Observatorio Blogosfera RRHH

OBSERVATORIO DE LA BLOGOSFERA DE RRHH

Observatorio de la Blogosfera de RRHH

Observatorio de la Blogosfera de RRHH

Sólo una cosa convierte en imposible un sueño, el miedo a fracasar…

Apolo recorrió la tierra y los infiernos... Sumido en un sueño profundo surcó la grande mar a nado y bajó hasta las profundidades abisales en busca de sí mismo...

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: