You are currently browsing the tag archive for the ‘Comunicación política’ tag.

No más de quince espectadores nos reunimos el sábado pasado en una sala en la que se proyectó la última película dirigida y coproducida por George Clooney. Los que fuimos juntos convinimos, a la salida, que la adaptación merecía la pena; coincidiendo, esta vez, con la crítica mayoritaria.

El mensaje principal, sencillo: “el poder corrompe”. La trama, bien urdida. El guión, bien resuelto. La moraleja, consabida: la historia se repite. La conexión con nuestras vidas, creíble: “la ambición seduce”. La conclusión, el círculo está viciado.

Un político bienintencionado que cada vez que trazaba una línea sobre la arena se ve obligado a dibujarla un poco más allá del límite que se había impuesto (¿les suena?); renunciando a sus ideales.

Un director de campaña forjado en el esfuerzo y la lealtad que sale perdiendo (¿les resulta familiar?).

Un jefe de prensa con criterio y capaz, animado por unos ideales, que se termina hundiendo en el fango para (curiosamente) salir a flote (¿les extraña?).

Una reportera del Times que juega aquí el rol del ‘vidente del César’; simbólicamente representado por el jefe de prensa.

(¿No somos, cualquiera de nosotros o nosotras, los Césares de nuestros imperios?)

Los personajes, bien dibujados. El escenario, bien descrito. Un cabo suelto: la inexplicable muerte de una becaria que le permite al jefe de prensa extorsionar al candidato y quitarse de encima a quien antes le había aleccionado (familiar, ¿no?); exigencias del guión, en este caso justificadas, para sostener el leitmotiv del mensaje.

Un film de presupuesto ajustado en el que no se echan de menos otros efectismos, y cuyos beneficios llevan la etiqueta de exitosos.

Una obra adaptada para pensar y debatir, una película para la reflexión sobre la distancia que media entre las convicciones y la lealtad, pasando por la moralidad, en la que cobra un papel principal la comunicación como elemento central de nuestras vidas, que bien puede ponerse del lado de la transparencia como del lado de los intereses de parte, pervirtiendo lo que llamamos estrategia.

Un guión en el que los personajes se van autodefiniendo sobre la base del estilo de comunicación por el que finalmente optan, expresando así su personalidad, adaptando su manera de comportarse y fijando la visión del mundo que hacen prevalecer y, en consecuencia, de sus vidas.

Una cinta que les recomiendo porque su mensaje me parece ejemplar.

Decidan ustedes el precio del poder, o del supuesto éxito social; nuestra libertad también consiste en eso. En decidir quiénes nos proponemos ser y hasta qué punto somos capaces de lograrlo.

© jvillalba

Según informó Dossier Empresarial (Nº 114), el periodista Carlos Salas acaba de publicar su tercer libro, en esta ocasión en LID Editorial: “Las once verdades de la comunicación”.

Vaya por delante que ya me he anotado el ISBN para leerlo este verano, pues ya me llama la atención que las verdades sean 11 –el número del líder- y que alguien refiera sus mentiras, que las hay. ¡Y muchas más!.

En la entrevista, Salas asegura que la mayoría de los empresarios cree que lo mejor es no decir la verdad y defiende la tesis de que, antes o despues, dicha práxis se paga. Su propuesta, con las reservas lógicas que recomienda un elemental principio táctico de confidencialidad, es que decir la verdad trae cuenta, pues a la postre todo se sabe.

La defensa de la verdad, según lo dicho, descansa entonces en una estrategia defensiva: puesto que todo se sabrá, mejor no mentir para evitar que le pillen a uno en un renuncio. Ya digo que tendré que leer el libro, pues de una breve entrevista promocional al contenido completo y original hay mucha distancia.

No obstante, me chirría el breve planteamiento que se ofrece en la transcripción de la entrevista, pues no lo encuentro sólido.

¡Claro, que si tengo que regirme por algunas de las transcripciones de que he sido objeto, mejor poner en duda la tesis del autor hasta conocerla y digerirla directamente del original”. Pero no por ello deja de tener miga el asunto, reconózcanlo.

Otro párrafo que me golpea, una vez expuesto que nuestros empresarios y políticos se comunican “bastante mal”, con lo que concuerdo, son los renglones que dedican los entrevistadores al manido modelo Obama y a Hugo Chávez, quienes, desde el punto de vista de la comunicación, le parecen al autor fueras de serie.

Aquí la lexía ‘fueras de serie’ interpreto que hay que leerla como infrecuentes, si bien a mi me parece que cada uno de ellos está en un extremo de la curva.

En fin, una reseña que ha despertado mi interés, que con seguridad se traducirá en un acto de compra.

© jvillalba

Autor

Javier Villalba

Estadísticas del blog

  • 66,823 Visitas

Escriba su dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 2.314 seguidores

agosto 2016
L M X J V S D
« Jul    
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031  

Categorías

Archivos

ISBN: 978-84-941845-4-3

Cuando las personas son el centro

El grito de guerra Impulsando personas nos gusta y lo abanderamos.

ISBN: 9789587621990

ISBN: 9789587621990

Edición para Latinoamérica

Actualizaciones de Twitter

Observatorio de la Blogosfera de RRHH

Observatorio Blogosfera RRHH

OBSERVATORIO DE LA BLOGOSFERA DE RRHH

Observatorio de la Blogosfera de RRHH

Observatorio de la Blogosfera de RRHH

Sólo una cosa convierte en imposible un sueño, el miedo a fracasar…

Apolo recorrió la tierra y los infiernos... Sumido en un sueño profundo surcó la grande mar a nado y bajó hasta las profundidades abisales en busca de sí mismo...

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 2.314 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: