You are currently browsing the tag archive for the ‘Comunicación ascendente’ tag.

Al igual que yo, ustedes lo habrán visto. “El miedo se instala en la oficina”

Es el titular, ampliamente reproducido hoy, al que ha dado lugar el último estudio Randstad Workmonitor, según el cual, el miedo al despido en España se ha instalado entre los más jóvenes (48,5% entre los menores de 25 años), alcanzando al 38% de los españoles en edad de trabajar. Porcentajes que, en cualquiera de los supuestos analizados, supera en España al de otros países europeos.

No voy a ser yo quien ponga en cuestión las conclusiones de este estudio, pero es verdad que en nuestras empresas parece que se ha instalado la espiral del silencio. No hace mucho más de 48 horas, un directivo de sobrada solvencia me confiaba –hablando de su empresa- que aquí –en la suya- “Está mal visto decir que algo está mal”, por lo que los estudios internos que realizan tienen el sesgo al que les conduce la espiral del silencio. Un malinterpretado sentido de empresa, contamina las prospecciones y búsquedas de feed-back en las que se embarcan algunos de sus responsables tratando de averiguar el impacto de algunas de las nuevas prácticas que están implantando.

Así, inversiones ‘desorientadas’ y ajenas a la realidad del momento en materia de desarrollo, algunos saben que no están resultando efectivas y que tienen mala prensa entre el conjunto de los trabajadores. Sin embargo, ¿qué llega ‘arriba’? Que todo parece bien, que las inversiones realizadas, a la postre gastos inútiles,  se perciben como positivas. Que es posible que hasta un fracaso se interprete como un éxito.

De entre las consultas que dicha noticia me ha impulsado a realizar, elijo citar una cuya fuerza descriptiva me ha dejado ¡K.O.!:

“Durante este año algunos estudios han recogido datos tan escalofriantes como que los pelotas florecen, los mentirosos ganan puestos, los mediocres más avispados se sitúan, los chivatos se llevan el gato al agua y los menos atrevidos (antes peor considerados) ganan en escalafón. Parece que hemos entrado en una complicada etapa donde todo vale y lo único que cuenta es salvarse”. Paula Arenas (página 13)

Alguien me decía esta misma tarde que el miedo no tenía por qué ser malo, pues todos sabemos que una pizca de estrés resulta, incluso, positiva. Es lo que actores y comunicadores denominan el miedo escénico, un ‘agudizar las orejas’ al que conduce la sobre excitación permitiendo enfrentarse a la situación (ataque) y superarla con bien.

Cuestión distinta es el miedo paralizante, el pánico, un estado de sobretensión que paraliza, que bloquea (incluso la fuga del escenario) y que impide actuar y de cuyo resultado se sigue la muerte o el ridículo, en cualquier caso, el fracaso.

Y en esta situación es en la que se encuentran numerosos trabajadores, paralizados ante el miedo al despido, por mucho que compensen (un 74%) su sensación de impotencia con una supuesta impresión de encontrar nuevamente empleo (mecanismo de sobrecompensación), lo que no deja de ser una simple disonancia cognoscitiva. ¿Les sorprende?

Ante este panorama, lo más lógico es que a los intermediadotes en el mercado del empleo les sobren proponentes espontáneos e inducidos ante cualquier nueva oferta, pues una reacción preventiva (fuga) consiste en buscar otras oportunidades ante las amenazas reinantes. ¿Puede esto tacharse de deslealtad? ¿Puede reprocharse de oportunista la proliferación del networking actual?

Mi conclusión, por simple que pueda parecer, es que en esta época uno de los principales activos de las empresas es y sigue siendo gestionar sus capacidades humanas. Y para ello se necesita saber definir un plan de futuro, comunicarlo y transmitir y crear la seguridad que hoy no reina en la mayoría de nuestras organizaciones.

¡Sálvense las que puedan!

© jvillalba

Anuncios

O un largo camino por recorrer. Negocio & Estilo de Vida publica hoy los comentarios dimanados en una reunión de expertos  en la que se ha tratado sobre el informe –publicado en este mismo medio en el mes de noviembre- realizado por Negocio y Estudio de Comunicación sobre el estado de la comunicación interna en las empresas cotizadas, vista por los trabajadores. De dicho informe se desprendía una conclusión marco: a la comunicación interna le queda mucho camino por recorrer; hay un cambio de enfoque, “pero el mensaje sigue siendo ineficaz”.

De la reseña de prensa destaco dos comentarios, ambos atribuidos a Javier Alonso, director de RRHH de Loewe: “la comunicación no es un departamento sino una estrategia”; -en referencia directa a los resultados del estudio- “si los del Ibex están así no me quiero imaginar cómo estamos los demás”.

Para ampliar esta información se puede consultar la reseña que, Bajo el titular “Queda camino por recorrer en CI”, está disponible en Negocio & Estilo de Vida (páginas 34 y 35)

Referencio mis comentarios de noviembre, al estudio citado, en este mismo blog:

© jvillalba

“La CI en las compañías cotizadas vista por sus trabajadores”

Libertad de expresión

Sobre la base del estudio conjunto, realizado por Negocio y Estudio de Comunicación, prácticamente el 75% (74,7%) de los trabajadores encuestados tienen la certeza de que pueden expresar sin temor los asuntos que les afectan directamente a ellos o al conjunto de la empresa, frente a 38 sujetos que piensan que no y otros 24 que NS/NC.

Canales ascendentes

En aquellas empresas cotizadas en las que está sistematizado el proceso de comunicación ascendente, las principales herramientas al uso son el Buzón de sugerencias (37,20%), comentarios en la Intranet (15,90%) y las Cartas al máximo ejecutivo (3,90%). En opinión del 14,50% no hay herramienta alguna, un 4,80% NS/NC y Otros comentarios no tabulados, que nos informan de la diversidad de prácticas existentes, quizá menos reguladas, representan el 29,50%.

Llama la atención, tal y como observan los investigadores, que aún estando sistematizado el proceso de escucha un 19,3%, cercano a la cuarta parte, no perciban esta posibilidad expresiva (14,5%) o no se pronuncien al respecto (3,9%).

De cara a la defensa de los propios intereses, como ya se dijo en el 4º post (CI: diálogo sindical), la mayoría de los trabajadores opina que son ellos directamente quienes mejor pueden ejercer el papel de interlocutores con sus superiores: Un 18,4% más un 56,7% que se inclina por una opción combinada que en caso alguno les excluye a ellos.

Hipótesis de trabajo

  1. La sensación por parte de los trabajadores de poder ser escuchados requiere la formalización del proceso y el establecimiento de canales de escucha garantizados para ser percibida.
  2. La importancia y tamaño de la empresa, así como su proyección y peso económico en el mercado, son variables dependientes para la sistematización de la escucha en las empresas, de modo que las opciones de escucha y la existencia de canales de expresividad crecen proporcionalmente con ellas.
  3. Siempre va a existir un índice razonable de suspicacia o de prevención en el ánimo en algunos de los trabajadores cuya identificación resultará clave para la mejora de los procesos de comunicación interna.

© jvillalba

Autor

Javier Villalba

Estadísticas del blog

  • 99.861 Visitas

Escriba su dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 3.287 seguidores

agosto 2019
L M X J V S D
« Dic    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031  

Categorías

Archivos

ISBN: 978-84-941845-4-3

Cuando las personas son el centro

El grito de guerra Impulsando personas nos gusta y lo abanderamos.

ISBN: 9789587621990

ISBN: 9789587621990

Edición para Latinoamérica

Actualizaciones de Twitter

Entradas recientes (5)

Últimos comentarios (5)

jvillalba en “Gracias”
jvillalba en “Gracias”
Rodrigo Louvre en “Gracias”
Cristina en “Gracias”
jvillalba en “Gracias”

Observatorio de la Blogosfera de RRHH

Observatorio Blogosfera RRHH

OBSERVATORIO DE LA BLOGOSFERA DE RRHH

Observatorio de la Blogosfera de RRHH

Observatorio de la Blogosfera de RRHH

Sólo una cosa convierte en imposible un sueño, el miedo a fracasar…

Apolo recorrió la tierra y los infiernos... Sumido en un sueño profundo surcó la grande mar a nado y bajó hasta las profundidades abisales en busca de sí mismo...

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: