Si en otras ocasiones, poniendo el foco en las políticas de empresa, he defendido que la incógnita a despejar por los empleadores para formular una propuesta de valor mejorada se articula en cinco ejes -compensación, trabajo, innovación, salud y prestigio- en este caso, tomando como referencia las inquietudes de los “nuevos” trabajadores, propongo ampliar, adaptar o mejorar la propuesta de valor a la situación actual considerando tres dimensiones inherentes a todos los sujetos: la profesional, la relacional y la personal.

[Artículo completo publicado el 24.11.16 en el blog Con tu Negocio].