Las empresas no pueden pretender dirigir a profesionales autónomos de la misma manera que algunas lo vienen haciendo con trabajadores asalariados.

[Artículo completo publicado el 09.06.16 en el blog Con tu Negocio].