En los procesos de cambio y en situaciones de nuevos desarrollos organizativos resulta práctico clasificar la plantilla en tres tipologías de trabajadores, según sea el grado de involucración de los profesionales en el proyecto: los incondicionales, los recuperables y los irreconducibles.

[Artículo completo publicado el 13.1.16 en el blog Con tu Negocio ]