La elección de un colaborador de confianza parece “pan comido”, un asunto sencillo y exento de complicaciones, pero la experiencia nos demuestra que no lo es tanto.

[Artículo completo publicado el 22.10.15 en el blog Con tu Negocio]