Está mal que lo diga, pero lo diré: Dircom se supera.

Esta ha sido una mañana en la que un breve acto significa mucho. Dircom ha presentado, en su décimo quinta edición, el Anuario, un referente único para los comunicadores que apunta situaciones y tendencias, que nos ofrece la realidad de la comunicación en nuestro país, y en comparación con Europa, que –en suma- nos ofrece un resumen acertado de la realidad de nuestra comunicación.

Ni los Dircom ni empresas ni organizaciones pueden perderse este monitor que apuntala ejes de situación, ofreciéndonos un horizonte hacia el que crecer, pues la comunicación tiene todavía que seguir evolucionando de la técnica a la estrategia, pero también saber dar el salto para progresar desde una concepción mecánica, apalancada en el uso de herramientas, a una concepción visionaria capaz de participar en la construcción de las nuevas realidades sociales desde el servicio a ciudadanos y sociedades; no en vano, nuestro mundo actual, todo él, descansa en la piedra angular de la comunicación. Y previsiblemente, el porvenir también.

Si lo que pretendemos es plantearnos el futuro de la comunicación, tres son los ejes principales que ya no podemos dejar de considerar: innovación, internacionalización y diferenciación. Pero la idea principal no es que dichos atributos deban predicarse de un modelo de comunicación dado, sino que la comunicación ha de ponerse al servicio de ‘objetos’ y actores para conferirles dichos valores.

Valores que concuerdan con los elementos que en la actualidad son clave de –hay que decirlo así, aunque esté de moda- sostenibilidad.

Me refiero a la creatividad para rebasar fronteras y encontrar nuevas fórmulas de bienestar, adaptabilidad y tolerancia en un ecosistema que ya es global y que debe seguir siendo diverso, en el que la esencia de la competitividad ha de venir dada por el aporte de valor diferencial. Elementos, todos ellos, de posicionamiento, que resumen nuestra hoja de ruta más inmediata y que encajan a la perfección con las ‘notas de color’ que la comunicación tiene la misión de construir para ponerlas al servicio de empresas, organizaciones y sociedades susceptibles de atraer, retener y entusiasmar.

Un papel que no podremos abordar si no somos capaces de ganarnos el respeto interno y externo, la consideración en tanto que profesionales reputados capaces de contribuir a la fabricación del éxito de aquellas misiones al servicio de las que estemos.

La buena noticia, la que alegra la mañana, es constatar que ya estamos en ese camino, que algunos ya lo han iniciado asumiendo el papel de contribuir a construir el futuro de nuestras organizaciones, el que nos merecemos.

Créanme, un panorama alentador que nos ofrece un trabajo apasionante plagado de nuevos retos.

© jvillalba

 

Enlaces recomendados:

  • Dircom presenta su anuario 2011| prnoticias.com
  • Los dircom españoles a la cabeza de Europa en profesionalidad | dirigentesdigital.com
  • Los Dircom españoles: más reconocidos, estrategas y satisfechos con su trabajo | topcomunicacion.com
  • La comunicación gana importancia en la empresa a pesar de los recortes | Xornal.com
Anuncios