Cristóbal Fernández, Director de Desarrollo Corporativo, me ha puesto sobre la pista del último estudio de Burson-Marsteller sobre la participación digital de las 100 principales empresas del mundo, según el cual “De las Fortune 100, el 65% tiene cuentas activas en Twitter, el 54% tiene páginas de admiradores en Facebook, el 50% tiene canales de video en YouTube y el 33% tiene blogs corporativos”

Y es que no cabe duda de que las grandes marcan tendencias y crean escuela. Entre las cien hay tres españolas: Telefónica, Santander y Repsol-YPF.

Pero, si nos atenemos al Directorio Central de Empresas, ¿qué sucede con las menos grandes, con las PYMES, cuando los datos nos informan de que el universo empresarial español está prácticamente constituido por microempresas, pequeñas y medianas empresas, siendo éstas las que representan del orden del 90% de los puestos de trabajo y alrededor del 87% del PIB?

Sucede que existe una brecha enorme entre grandes y pequeñas y que, mientras que las grandes marcan tendencias, las pequeñas concentran sus esfuerzos en sobrevivir ajenos, en numerosos casos, y cuando no de espaldas, al progreso. Lo que también da al traste con el esfuerzo de profesionales conscientes de otras realidades en la sociedad global.

Sage, publicó en Febrero un interesante estudio (“Radiografía de la PYME 2010”) que contrasta con el enfoque Social Media adoptado por las grandes: sólo un 17% de las PYMES tiene presencia, asociada al negocio, en las redes sociales y un 83% no las está utilizando para la obtención de algún beneficio.

Incluso, el 46% de las PYMES encuestadas ni tan siquiera tiene presencia web; sólo el 47% dispone de una web corporativa y el 7% de una web comercial (permite transacciones on line). Sorprende que el estudio ni tan siquiera mencione los blogs.

Del 17% con presencia social on line, un 37,7% se encuentran en Facebook –una red social generalista-, un 8,2% en Twitter, el 6,4% está en LinkedIn y un 4% en Xing. El 4,2% en otras redes. Y tan solo el 6,55% emplea las redes sociales para estar al día en su negocio, lo que es lo mismo que decir que están fuera de “la conversación”.

Mucho me llama la atención cómo nos alejamos de la realidad económica y productiva de nuestra empresa española, generadora de puestos de trabajo y riqueza, cuando hablamos de empresas, debatimos sobre técnicas de gestión, estudiamos cómo poder aplicar las TIC, nos esforzamos por determinar las aplicaciones de las soluciones 2.0 al propósito de los negocios y miramos hacia delante capturando las últimas novedades de la industria del management.

Así las cosas, difícilmente las tendencias apuntadas por las grandes serán escuchadas por las pequeñas, cuya realidad dista mucho de la que se pinta en los medios de comunicación, se expone en los foros profesionales y se dicta en las aulas de las escuelas de negocios.

Propuestas que se interpretan como caras modas, artículos de lujo inaccesibles para los bolsillos de las PYMES, justificación que, no lo neguemos, es una simple excusa y de las menos elaboradas que podrían argumentarse.

© jvillalba

Anuncios