La nota de prensa de finales de 2009, de Watson Wyatt, relativa al “Estudio del ROI de la Comunicación 2009/2010” cierra el resumen con dos sentencias de María Martín Hernández, Directora de Capital Humano, que suscribo y transcribo en un gesto de acuñamiento para la reflexión:

“Las empresas altamente eficaces en términos de comunicación evalúan y miden los resultados de cada acción de comunicación, con el fin de analizar qué están logrando en cada paso”.

“La comunicación no existe en vano, siempre tiene un propósito empresarial más amplio. Por ello, las compañías de alto rendimiento realizan una planificación estratégica de comunicación como si de otro área de negocio se tratase.”

El referido estudio (328 compañías en todo el mundo, que suman cinco millones de trabajadores) ofrece algún dato que concuerda con el estudio piloto de Dircom sobre el estado de la CI, en el ámbito de sus empresas asociadas, y con el V estudio del Observatorio de Comunicación Interna e Identidad Corporativa (referidos en post anteriores). Argumento más, que se suma a los precedentes, para seguir incidiendo en la debilidad de la CI en los comités de dirección:

Un 43% de los interrogados “declaran no tener medidas o evaluaciones formales”.

El estudio, que divide al grupo de participantes en dos, según el grado de eficiencia en sus comunicaciones, se dirige a significar las mejores prácticas de las compañías con programas de comunicación altamente eficaces, grupo que cifra el 61% del total y del que se desprenden las siguientes prácticas:

  1. Comunicar una propuesta de valor (EVP) clara para los trabajadores (una minoría está revisando sus EVP; quizá las más innovadoras). EVP se corresponde con la imagen externa de la empresa.
  2. Los cuadros son efectivos apoyando la visión de la dirección a través de sus acciones (coherencia entre el decir y el hacer –comportamientos-).
  3. Incluyen indicadores de resultados en sus estrategias de comunicación.

Sobre el tapete, otra frase para el debate:

“Es dos o tres veces más probable que las empresas eficaces comunicando tengan una estrategia de comunicación documentada que los comunicadores de baja efectividad.” (María Martín Hernández)

A contrario sensu podría decirse que quienes no tengan documentada su estrategia de comunicación tienen más probabilidad de encontrarse entre el 18% de las empresas que comunican de manera poco eficaz.

© jvillalba

Anuncios