14 preguntas de control: 

  1.  ¿Es relevante? = Hay que comunicarlo.
  2.  ¿A quién interesa o afecta? = Hay que informarle/s.
  3.  ¿Cuándo y cómo comunicar? = Oportunidad y actualidad.
  4.  ¿Cuál es la vía más apropiada? = Seleccionar un canal proporcional al impacto pretendido.
  5.  ¿Qué tiempo necesito para consumar el proceso de comunicación? = Destinar el tiempo necesario y proporcional a la criticidad del asunto.
  6.  ¿Cabe informar cara a cara o en una reunión en esta ocasión? = Dar preferencia, sobre otros sistemas, a la comunicación directa.
  7.  ¿Qué impactos tiene o puede tener el contenido del mensaje? = Valorar los efectos.
  8.  ¿Cuál es el objetivo de la comunicación? = Determinar el efecto que se persigue.
  9.  ¿Guarda relación con alguna información anterior o posterior? = Fijar la consistencia.
  10.  ¿Cómo se relaciona con los principios de empresa? = Establecer la relación con la misión, visión, valores y objetivos declarados.
  11.  ¿Quiénes más pueden estar interesados o podrían enterarse? ¿Por qué vías? = Hay que adelantarse y privar de actualidad a los emisores alternativos.
  12.  En términos de información, integración y motivación ¿qué efectos puede tener? = Hay que adelantarse.
  13.  ¿Qué podría suceder de no informarse? = Valorar los efectos y su coste interno.
  14.  ¿Me interesa articular algún mecanismo de feed-back que me permita conocer la percepción de los receptores? = Replantear el canal de comunicación previamente seleccionado. Determinar en qué medida interesa o no establecer una conversación con la audiencia.

© jvillalba

Anuncios