Me llama la atención las conclusiones de la investigación de IBM “Best Practices in Public Relations: An Analysis of Online Press Rooms in Leading Companies Around the World”, que dirigió Alfonso González Herrero, Director de Relaciones Públicas de IBM España, y que podrían sintetizarse como la manifestación del desaprovechamiento de las opciones tecnológicas, al alcance de las empresas, para favorecer intercambios y transacciones en línea; en este caso, con los medios de comunicación.

 

Otra investigación de Antonio Castillo Esparcia (Razón y Palabra, 2006), que ofrece conclusiones sobre los diez grupos empresariales de mayor venta en España, llega al mismo resultado: el escaso  uso por parte de las empresas de esta fuente de información y vía de relación con los medios (las salas de prensa virtuales o como se las quiera denominar).

 

Dando un paso más, ahora se empieza a hablar de e-fluentials ¿cómo vamos a plantearnos el paso siguiente si ni tan siquiera hemos hecho el recorrido que podrían ofrecer las salas de prensa virtuales, aunque ofrezcan baja interactividad?

 

¿No resulta sorprendente? ¿No será que aún no hemos tomado conciencia de que más nos conviene que los informadores formen parte de nuestra legión de skateholders?

 

© jvillalba

Anuncios