Leyendo el artículo de François Pérez Ayrault, publicado el día 8 en Cinco Días, llego a la conclusión de que -como buen director comercial- nos está vendiendo algo. Su artículo me lleva a Infova.

 

¿Que estoy de acuerdo con el planteamiento general del artículo? Por supuesto que sí.

 

¿Que como tal artículo trata de influirnos de alguna manera? También.

 

¿Qué está claro que su público -interpreta él- son los convocantes y directores de reuniones? Claro está y por eso mismo, con habilidad manifiesta, centra su análisis en la responsabilidad de tales sujetos, haciendo un guiño a los convocados para hacer triunfar su propuesta, que no tiene rubor en declarar; la expone y bien claramente: la solución está en la externalización.

 

Llegados a este punto ya no muestro mi acuerdo con el autor, pues cabe oponerle algunas reflexiones:

 

  1. ¿El éxito de las reuniones tan sólo depende de los convocantes y directores de las mismas?
  2. ¿No es cierto que reuniones perfectamente preparadas y trabajadas fracasan?
  3. ¿No es verdad que todos tenemos la experiencia de que muchas personas acuden a “escuchar” –y ya está- a las reuniones?
  4. ¿No está más que demostrado que los asistentes juegan un papel y que de su trabajo de preparación y compromiso con la reunión se deriva, cuando menos, un gran porcentaje de la efectividad o productividad de la misma?

Para no extenderme, habría que hacerle caer en la cuenta, al Sr. Pérez Ayrault, que los convocados a una reunión, que nos sea meramente informativa, han de cumplir un papel mucho más activo que el de acudir a ver qué sucede.

 

Para concluir, decir que me parece que el artículo persigue un objetivo promocional de Infova y actúa a modo de enganche para articular argumentos de venta y multiplicar ocasiones de comercialización de servicios, cuestión, por otra parte, nada novedosa.

 

© jvillalba

Anuncios