La cuestión principal que me llama la atención sobre las fuentes abiertas es su accesibilidad, lo que significa que cualquiera, todos, mis competidores tienen acceso a la misma información, por lo que la diferencia estribará básicamente en:

 

  1. La capacidad para seleccionar pocas fuentes relevantes, pero con elevada garantía de credibilidad y saberlas explotar incrementando su valor; posiblemente relacionando paquetes de información dispersos y alejados o incluso con las fuentes de información informal captadas en el seno de la organización.
  2. La habilidad para interpretar, de manera particular y aventajada, la misma información, bajo el prisma de ser capaz de relacionar lo que a otros se les escaparía.
  3. La facultad de beber de fuentes abiertas, accesibles, pero menos transparentes (textos grises/documentos grises: tesis doctorales, reuniones de docentes, investigadores y expertos sobre la base de supuestos de investigaciones en curso, quizá aún en fase de experimentación y validación) y menos explotadas.
  4. Localización de versiones desemejantes, sobre la misma información de partida, quizá albergando la expectativa de descubrir oportunidades o amenazas, nuevos nichos o futuras barreras o, incluso, inversiones de tendencias.

 

© jvillalba

Anuncios