La metodología de análisis de los FCE –Rockart-, basado en la identificación de pocos factores clave (entre tres y seis), ha demostrado ser un método atractivo para determinar las necesidades de información en las organizaciones.

 

Creo que destacan mayoritariamente los aspectos positivos del método sobre sus posibles deficiencias:

 

  1. Se refiere a un número limitado de áreas (tres o seis); lo que facilita la aplicación.
  2. Como consecuencia de lo anterior, centra la información a recoger, evitando la dispersión y limitando los costes derivados de la captura y tratamiento de información irrelevante.
  3. Debido a lo precedente, determina el foco en el que se debe centrar el gestor; luego focaliza su tarea.
  4. Consecuentemente, permite diseñar un sistema de reporte.
  5. Es posible aplicarlo a diferentes ámbitos: gestión directiva, colectivos, marcos sectoriales o a nivel nacional.
  6. Puede integrarse con otros modelos genéricos de información empresarial y se ha relacionado con la cadena de valor.

 

Entre las debilidades del FCE parece que resulta menos comprensible para niveles más alejados de la gestión, por lo que se impone realizar un esfuerzo suplementario para alinear los logros de sus misiones con la finalidad organizativa y, según se admite, parece menos útil para el análisis de requerimientos de información.

 

© jvillalba

Rockart, J.F. (1979) Chief executives define their own data needs. Harvard Business Review, 57, 81-93. “El número limitado de las áreas en las cuales los resultados, si son satisfactorios, asegurarán el funcionamiento competitivo acertado para la organización”

Anuncios