La diferencia entre la auditoría de la información y los estudios de usuarios está en el carácter integral de la primera y la focalización en la unidad de la segunda.

 

  1. Se centran en el sujeto en tanto que usuario de la información o en sus comportamientos de búsqueda de información para dar respuesta a necesidades percibidas como lagunas informativas.
  2. Abordan el análisis de las necesidades de información de grupos de usuarios y los comportamientos de colectivos concretos, como por ejemplo investigadores, planteles académicos, unidades sanitarias.
  3. Analizan los usos a los que se destina la información, como pueden ser las citas bibliográficas o el uso de otros documentos concretos: bancos de fichas, normas, procedimientos, directorios.
  4. Se utilizan también para conocer la satisfacción de grupos de usuarios con relación a la utilidad y pertinencia de paquetes informacionales o con las fórmulas a disposición para búsqueda de contenidos.
  5. Se abordan mediante cuestionarios, encuestas, estudio de casos y pueden complementarse con grupos de discusión y otras técnicas de grupo, incluso con la entrevista individual estructurada.
  6. Los estudios de usuarios son uno de los componentes de la Auditoría de la Información (AI); es decir, son un subconjunto de la AI.

 

La AI identifica necesidades de información en las organizaciones, teniendo como objeto todos los elementos vinculados a la información: recursos, flujos, personas, tecnología y otros componentes estratégicos, como por ejemplo la cultura.

 

© jvillalba

Anuncios