Sobre la compra de know how, representada en un experto, soy un tanto escéptico. No me cabe duda de que se puede contratar al profesional o sus servicios, pero habitualmente éstos pretenden implementar “técnicas de moda” sin la suficiente involucración por parte de los responsables y técnicos de la propia organización; es decir, suelen tener “la sabiduría”, pero en bruto, en genérico, no así la fórmula para adaptarla o aplicarla a la realidad de la empresa de que se trate, a su cultura, a sus hábitos y rutinas, lo que disminuye considerablemente su valor.

 

Quiero decir que para aprovechar la “sabiduría” de los expertos se requiere la creación de un equipo interno-externo bien lubricado, perfectamente coordinado, a fin de adaptar a la medida dichas estrategias, políticas, conocimientos, herramientas o sistemas. Sin tal acoplamiento, que debería dirigir un interno para saber extraer y acoplar el valor del externo, el éxito no está asegurado; ello sin contar con que en muchas ocasiones, al haberse restringido la participación interna, muchos desarrollos pueden fracasar por falta de involucración del equipo interno.

 

© jvillalba

Anuncios