Tenemos ejemplos de sobra para palpar con las manos esa función de los medios, no ya para mediar, que también, sino para crear opinión, dirigirla en la dirección deseada (¿de quién/quiénes?) e inducir posturas (que interesa promover).

 

Con todo, cada vez emerge con más fuerza -a esa idea me sumo- un ciudadano más formado, con más criterio, que selecciona fuentes y decide consumos y que reorienta su atención para destinar su tiempo a explorar otras fuentes y a participar, incluso activamente, en la generación de cultura y en la construcción de una nueva sociedad en la que el ciudadano es cada vez más sujeto y menos objeto.

 

Viene a colación el concepto de “micropoder”, que adopto en los mismos términos que expresa Javier Cremades (La revolución del Micropoder), pero también hace al caso un artículo de Ferrán Lalueza (“¿Constituye la comunicación persuasiva el paradigma comunicativo de la sociedad del conocimiento?), publicado en el UOCpapers Nº 3 de 2006, pero vigente y actual, que para mi no tiene desperdicio.

 

© jvillalba

http://www.casadellibro.com/libro-micropoder-la-fuerza-del-ciudadano-en-la-era-digital/2900001174733

La revolución del micropoder. Tribuna de los medios:

http://www.tribunadelosmedios.com/documentos/CremadesRevolucionMicropoder.html

“¿Constituye la comunicación persuasiva el paradigma comunicativo de la sociedad del conocimiento?”: http://www.uoc.edu/uocpapers/3/dt/esp/lalueza.html

Anuncios