You are currently browsing the monthly archive for diciembre 2008.

 

Según lo veo, tolerancia implica reciprocidad, es admitir puntos de vista diferentes, posicionamientos contrarios al propio, respetar la diversidad de opiniones, prácticas y costumbres sin que por ello se quiebre la armonía de las relaciones ni se rompa la comunicación. Tolerancia es también saber estar de acuerdo en el desacuerdo.

 

La tolerancia es un estilo cognitivo individual, pero a su vez es una manifestación social que también se concreta en pautas sociales, normas y leyes, que pretenden mantener el equilibrio de la polis entre distintos agentes sociales con intereses diferentes.

 

Ser tolerantes implica fijar un marco de relaciones y respetar las normas del juego, sin excepciones, sin favoritismos, sin conveniencias; lo que también significa saber ejercitar la renuncia como derecho y poner freno a las 3 “es” (egoísmo, egolatría, egocentrismo) a favor de las 3 “ges”: grupo, generosidad y ganancia.

 

Grupo: la tolerancia beneficia al conjunto. Generosidad: implica reconocer el bien común como un valor. Ganancia: la tolerancia permite anteponer el beneficio común a la ganancia individual.

 

Finalmente, la tolerancia exige respetar primero las reglas del juego, ya se sea nativo o foráneo, para ganarse el respeto y el derecho, como también requiere buenas dosis de relativismo y curiosidad; lo que no se consigue si no se tiene seguridad en el propio posicionamiento, más allá de las opiniones mayoritarias y de la cultura dominante.

 

La insumisión surge como consecuencia de la falta de tolerancia cuando necesidades de expresión, o de elección razonables, o posibles, no se admiten en el contexto social.

 

© jvillalba

Anuncios

 

A estas alturas ya sabemos que la realidad se construye en la convergencia, por consenso de mayorías y que la Realidad así, con mayúsculas, no es ni más ni menos que un constructo social. Luego, ¿Qué es real o qué irreal?

 

Hasta ahora pensábamos que la realidad es incontrovertible, pero no es así, pues ante el consenso cabe la disensión.

 

Cada quien se queda con lo que le conviene de lo que le acontece y de lo que sucede a su alrededor y así va construyendo su realidad, que va completando con otra que le viene dada. Los medios de comunicación juegan aquí un papel esencial, construyendo significados, creado identidades, acercando lo distante e incognoscible desde la propia anécdota vital.

 

Un mismo hecho resulta multidimensional como plurales son las interpretaciones acerca de la misma realidad, que es poliédrica y no siempre alcanzamos a capturar ni a comprender todas sus facetas. Así, el entente, la comunicación, la visión sobre los mismos hechos se dificulta, pues tropieza con la visión del observador, necesariamente subjetiva y pocas veces sujeta a cuestionamiento y pocas veces prudente y generosa, quizá por falta de reflexividad o de excentricidad en quien observa selectivamente y sin afán investigador.

 

No existe la Realidad, vivimos amparados en nuestras pequeñas realidades y comunicamos deficientemente nuestra visión, quizá porque tampoco nos sobren las ocasiones para hacerlo, puede que también porque otros, cegados con su propia visión, hagan oídos sordos y no quieran saber decidiendo anteponer un velo entre lo que ven y no se permiten ver.

 

Los constructores de realidades haríamos bien en hacer gala de prudencia, quizá así construyéramos la ocasión de mejorar nuestro entendimiento y nos diéramos ocasión de mirar otros paisajes que no fueran nuestro ombligo.

 

© jvillalba


“Tolerancia hace referencia a la posibilidad de que una persona pueda ser ella misma y desarrollarse sin más limitación que su propio talento”. ¿Así, sin más limitación ni ayuda, como el niño salvaje? Veo difícil que las naciones, que los pueblos, admitan de verdad y sin cortapisas esa posibilidad como fuente generadora de riqueza. Lo que sí que es verdad es que hay sociedades más aperturistas, más transigentes, quizá EEUU, resulte más permeable que el Viejo Continente. Por lo que respecta a España (desarrollada, pero no avanzada) no creo que contemos con las mejores condiciones como para reconocer la importancia y establecer las condiciones para cultivar la Creative Class en nuestro tejido social.

Me parece prioritario partir de la persona, más que de la suma o ayuntamiento de individuos transformados en colectividad. Si no hay propósito compartido, si no se consensúan y respetan las reglas del juego, si el ‘juego’ no se apaña a conveniencia, sino perseguimos lo mismo, ¿de qué actitud colectiva podemos hablar? Además en España, país amigable, somos –a las pruebas me remito- unos auténticos individualistas; salvo honrosas excepciones. Reconocerlo sería, cuando menos, dar el primer paso.

Estoy de acuerdo con quienes ponen el foco en la educación. Ésta es la base: los niños, los jóvenes, las generaciones venideras, pues educación y familia son los caldos de cultivo en los que se gestan visiones. La visión; mi visión del mundo; nuestra visión, que es como conformo mi estilo de vida. Así se gestan las actitudes.

© jvillalba

“Estilos de vida asumidos hasta el último ciudadano”. ¿Quién se lo cree? Rebusca en tu experiencia; observa esta misma tarde el comportamiento en el tráfico, en el metro; revisa tu bagaje empírico, mira dentro de tu lugar de trabajo: ¿qué actitudes identificas? Yo, por ejemplo, no soy tolerante con los intolerantes. ¿Soy menos creativo por ello? ¿Soy un intolerante?

Que la diversidad es un valor ya lo sabemos, pero que se trata de un valor para algunos que usan y abusan sin miramientos de los otros, también lo sabemos. Sobran los ejemplos. La evolución de la guerra fría a la globalización ha convertido a amigos y enemigos en competidores.

Me parece que, independientemente de las condiciones ambientales, geográficas, económicas…, que con independencia de entornos más o menos favorecedores, las soluciones de recurso, las visiones creativas, las prácticas rompedoras son más propias del sujeto que de la sociedad (y a un alto coste); cuestión distinta es que éste contribuya en aquella. Reconozcamos que esta revolución acalorada y optimista de los acrónimos (TIC, SIC, GC, IC…) y de la globalización está teniendo un alto coste en el que unos arrasan y otros son los arrasados.
© jvillalba

Los auto-líderes de la clase creativa. ¡Menudo concepto!; contradictorio por principio y por definición. La prueba infalible del líder: ¿seguirse a uno mismo? No creo en la creative class, otra clase de modernícolas amparados en la novedad de las SIC y de sus aledaños, como tampoco creía en el yuppie ni tampoco en el amo. Ha de ser más sencillo, más natural, menos arcano, más cercano.
Hay tanta o más creatividad en los chavales de las falúas que en ‘laboratorios’ de ideas, pues la necesidad es la que agudiza el ingenio y no hay mayor creatividad que ser un superviviente en entornos hostiles (esta sociedad lo es). Creo que las dialécticas de clase ya debíamos haberlas superado. Occidente está a la cabeza del desarrollo, pero los países subdesarrollados son los que transforman la materia en riqueza y en los que occidente se apoya para sostener su débil equilibrio y, si resulta posible, embrutecerles aún más con los mitos de occidente: bici, motocicleta, coche, equipo de abducciones masivas o televisor; es decir, capitalismo trasnochado, caduco, obsoleto, reconcomido, superado y superable, pero ¡ay! tan cómodo, tan confortable, tan fácil, sólo hay que adaptarse, sólo hay que igualarse, que ser igual… donde el igualitarismo es una abstracción.

© jvillalba

Estoy de acuerdo con Richard Florida y con Irene Tinagli cuando afirman que en la base de todo están las actitudes, que –añado- también afectan la visión con la que cada cual adoptamos un estilo u otro de vida o, cuando menos, enfocamos nuestra propia vida, pero la optimista teoría de las clases creativas me resulta, cuando menos, utópica, lo que no quiere decir irrealizable (fijaos en la historia).

 

Si adoptamos la perspectiva del individuo, la del sujeto frente a la de la colectividad, la visión de las personas es lo que las actitudes. La experiencia nos demuestra que es diversa, diferente, irreconciliable, más en cuestiones que afectan a valores o a creencias, cuestiones en las que nuestra axiología difiere y resulta francamente difícil concluir pactando que estamos de acuerdo en el desacuerdo.

 

¿Es posible pensar ahora en armonizar voluntades y actitudes de millones de ciudadanos educados en la cultura de las 3 ‘es’? ¿Qué no se nos educa en la cultura de las 3 ‘es’? Practicar la tolerancia… ¿con quien no la practica contigo? ¿Con tu familia o con los tuyos? ¿Con quienes son diferentes?

© jvillalba

En cuestiones relativas a las personas, individual o colectivamente, las actitudes, con ‘ce’, son las que determinan el resultado y, en mi opinión, los valores actuales de la sociedad occidental están más cercanos de las 3 ‘es’ que de las 3 ‘tes’, pues parece que a las clases dirigentes, al ‘capital’, multinacionales, gobiernos y administraciones…, grupos de presión, Mass-media, al ‘Establishment’, lo que le interesa es justamente lo contrario: dividir para vencer, aborregar para recaudar, adocenar colectividades, estuchar pensamientos para imponer productos, servicios, “ideas”, erradicar ópticas distintas, eliminar al diferente, al que se ‘distingue’ porque es distinto, negar lo que saca de la rutina, de la comodidad, lo que obliga a esforzarse, a fundamentar, a demostrar, a cerrar fisuras y contradicciones, a ser coherentes, a abandonar espacios de confortabilidad; esto resulta extraordinariamente peligroso, puede hacer temblar el status quo, hacer quebrar el beneficio, bajar los intereses, reducir los dividendos.

 

Para cambiar a las sociedades hay que cambiar a los hombres. Nuevamente vuelvo a las familias y a la educación, pilares del sistema. Mejor no tocar por ahora este asunto, saldría peor parado. ¿Procreación o paternidad responsable? ¿Comodidad o responsabilidad? ¿Educación o negocios? ¿Qué valores se promueven? ¿En qué dirección se educa? ¿Se forma-informa-desinforma o interesa el aprendizaje? ¿A quién sirve hoy la educación? ¿Nos formamos o nos conforman? ¿De quién o de qué es vasallo el sistema educativo? ¿Es la educación como sistema o los educadores como modelo? ¿En qué se convierten los educandos? ¿Qué son hoy los educadores?

© jvillalba

 

La imagen está tomada en el Puerto de la Puebla, a 1.636 m., en la Sierra Norte de Madrid y la música es del compositor español David Caballero (Altair), cuyo sitio web oficial podéis encontrar en gnomusy; aseguro que merece la pena visitarlo.

 

¡ Feliz Navidad 2008 !

Aquí os dejo mi felicitación navideña, que podéis visitar en la Web.

© jvillalba

Sólo una cosa convierte en imposible un sueño, el miedo a fracasar…

 

Sé de alguien que creyó que tenía que hacer algo… y faltó a su palabra por algo que podía demorarse sin lesión, pues ese algo admitía la espera y la postergación.

 

Aquél asunto relegable le pareció urgir tanto que eclipsó compromisos, palabras y personas… Aquella aparente urgencia le consumió mucho menos de lo que en principio le pareció que le entretendría y se dedicó a perder su tiempo y su vida en espera de lo que ya no podía ser: aquél tren había pasado varias veces por su puerta y ya había partido mucho antes de que se percatara de ello, pues, haciendo caso omiso, le cegó lo urgente frente a lo importante… y con él se esfumó su futuro porque su vida comprometida estaba por la palabra dada.

 

Sé de alguien que aún no se da cuenta de que perdió el todo por la parte, la persona por la cosa, una vida por demorar un día, un sólo día, lo trascendental por lo trivial… dedicándose a arreglar lo que ni urgía ni verdaderamente urgiría…

 

No caigas en esa confusión y no pierdas ni un instante: hay que asirse con convicción y sin demora al mástil de la oportunidad o te deglutirán las ciénagas de tu ceguera.

 

Hay veces que velar por uno pasa necesariamente por atender al otro. Escucha resonar su corazón en el tuyo o te dejará de latir para siempre: si no respondes, nadie te responderá. Si no siembras no habrá cosecha que recolectar.

 

Sé de alguien que no se lo perdonará jamás…

 

© jvillalba

Autor

Javier Villalba

Estadísticas del blog

  • 101.065 Visitas

Escriba su dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 3.286 seguidores

diciembre 2008
L M X J V S D
« Nov   Ene »
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031  

Categorías

Archivos

ISBN: 978-84-941845-4-3

Cuando las personas son el centro

El grito de guerra Impulsando personas nos gusta y lo abanderamos.

ISBN: 9789587621990

ISBN: 9789587621990

Edición para Latinoamérica

Actualizaciones de Twitter

Entradas recientes (5)

Últimos comentarios (5)

jvillalba en “Gracias”
jvillalba en “Gracias”
Rodrigo Louvre en “Gracias”
Cristina en “Gracias”
jvillalba en “Gracias”

Observatorio de la Blogosfera de RRHH

Observatorio Blogosfera RRHH

OBSERVATORIO DE LA BLOGOSFERA DE RRHH

Observatorio de la Blogosfera de RRHH

Observatorio de la Blogosfera de RRHH

Sólo una cosa convierte en imposible un sueño, el miedo a fracasar…

Apolo recorrió la tierra y los infiernos... Sumido en un sueño profundo surcó la grande mar a nado y bajó hasta las profundidades abisales en busca de sí mismo...

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: