Estamos tan pendientes de nosotros que pasamos por alto a los otros.

Es curioso que para poder incrementar el grado de percepción hay que disminuir la atención sobre uno mismo. Saber prescindir de uno, no estar tan pendientes de nosotros mismos, abrir la mirada hacia los otros… Es seguro que procura un conocimiento muy superior.

Es verdad que somos como esponjas, secas y vacías o capaces de empaparnos y encharcarnos de lo que nos rodea; es una manera de ‘respirar’ otra realidad, una fórmula para percibirla, una perspectiva novedosa.

Pentimiento o sensamiento (“Hay que sentir para pensar y pensar para sentir”, escribió Fernando Pessoa)

© jvillalba

Anuncios