La música (“Dolmen Ritge” y “Footprins on the sea”)  que acompaña esta metáfora se la debo al excelente músico y compositor español David Caballero, cuyo trabajo recomiendo conocer.

Noviembre de 2010 © jvillalba